EL PAISAJE VENEZOLANO
FOTOGRAFIAS DEL LIBRO
 I.Montañas y tepuyes

Vista hacia el Avila desde el Volcan.

Sorocopan desde Kanavayen, La Gran Sabana. Edo Bolívar.

Los Morros de San Juan.Monumento Nacional.Edo Guarico.

Picos Bolívar y Humboldt, P.N. Sierra Nevada, Edo. Mérida..

Pico Mucuñuque Parque Nacional Sierra Nevada Edo Merida .

Cerro Santa Ana Peninsula de Paraguana Edo Falcón.

Auyantepuy PN Canaima Edo Bolívar.

Amanwai tepui y Aparaman a la izquierda lluvia. P.N. Canaima  Edo Bolívar.

Paisaje de Los Morros de San Juan , Edo. Guárico.

Paramo La Culata Edo  Edo. Mérida..

Valle de Gaviria, al fondo P.N. Sierra La Culata, Edo. Mérida.

Amanecer sobre el P.N.Sierra Nevada, desde el Pico El Águila, Edo.
Mérida.

Montañas El Baño, frente sector Cascada El vino. Edo. Lara.

Faro de El Gran Roque, P.N. Archipiélago Los Roques.

Vista semi nocturna Caracas y El Ávila, desde Colinas de Bello Monte.

Valle de montañas y nubes tormentosas, vía El Jarillo. Edo. Miranda

Farallones de Chimire Edo Anzoategui

Cerro de Matasiete Isla de Margarita Edo Nueva Esparta

Colina erosionada frente Playa Guacuco.Isla de Margarita Edo Nueva Esparta

Cerro en las cercanias de embalse los Dos Cerritos Edo Lara

Valles del Tuy al fondo Edo Aragua 

Geologia del Parque Nacional Sierra Nevada erosinada por hielo Edo Merida

Vista del Avila desde Los Naranjos Edo Miranda

Farallones de Chimire Edo Anzoategui

II. Arena y mar

Salinas de Cumaragua Peninsula de Paraguana Edo Falcon

Mar de playa Mayorquina PN Morrocoy Edo Falcon 

Playa Grande conocida como Playa de Choroni Edo Aragua

Vista de costa erosionada de Cabo San Roman,Peninsula de Paraguana Edo Falcon

Vista de costa erosionada de Cabo San Roman,Peninsula de Paraguana Edo Falcon

Medanos de Coro PN Medanos de Coro Edo Falcon

Medanos de Coro PN Medanos de Coro Edo Falcon

Medanos de Coro PN Medanos de Coro Edo Falcon

Medanos de Coro PN Medanos de Coro Edo Falcon

Cayo de arena PN Archipielago de los Roques 

Cayo de arena y arbustos PN Archipielago de los Roques 

Atardecer en Boca de Pozo Isla de Margarita Edo Nueva Esparta

Paisaje al final de Playa Blanca PN Mochima Edo Sucre

Playa con palmeras. Primer asentamiento de pescadores en el PN Mochima antes que existiera el pueblo de Mochima.PN Mochima Edo Sucre

Atardecer en el PN La Restinga al fondo Tetas de Maria Guevara.Isla de Margarita Edo Nueva Esparta

Playa al lado de Playa Parguito Isla de Margarita Edo Nueva Esparta

Bahia de Cata Edo Aragua

Golfo de Cariaco Edo Sucre

Bahia de Mochima .PN Mochima Edo Sucre

Paisaje del Parque Nacional Turuepano Edo Sucre

Playa de Boca de Pozo Isla de Margarita Edo Nueva Esparta

Acantilado de Mochima.PN Mochima Edo Sucre

Acantilado de Mochima.PN Mochima Edo Sucre

Playa La Punta Isla de Coche Edo Nueva Esparta.

Playa de Paicla PN Morrocoy Edo Falcon

Manglares en el Gran Roque PN Archipielago de Los Roques

Manglares en el Gran Roque PN Archipielago de Los Roques

Playa. PN Archipelago de Los Roques

Al norte del Gran Roque.PN Archipielago de Los Roques 

Atardecer en Playa Blanca PN Mochima Edo Sucre

Costa erosionada Isla de Coche Edo Nueva Esparta

Playa Medina Edo Sucre 

Playa La Restinga Isla de Margarita Edo Nueva Esparta 

III. Vegetación

Selva nublada PN Henri Pittier Edo Aragua

Plantas,musgo y liquenes. PN Henri Pittier Edo Aragua

Arbol con epifitas Edo Yaracuy

Farallones de Chimire Edo Anzoategui

Sabana con arboles Edo Portuguesa

Garceros Edo Guarico

Frailejones PN Guaramacal Edo Trujillo

Plantas especie d

Campo de sorgo Edo Yaracuy

Bosque de pinos Uverito ( el mas grande a nivel mundial creado por el hombre 600 mil hectareas)Edo Monagas

Canal con maglares.PN Laguna La Restinga Isla de Margarita Edo Nueva Esparta


Arboles de Araguaney Edo Anzoategui

Arbustos y mar color turquesa desde un cayo del PN Archipielago de los Roques

Cactus con Bahia de Pampatar.Isla de Margarita Edo Nueva Esparta

Cayo .PN Archipielago de los Roques Venezuela

Vegetacion xerofila en el Gran Roque .PN Archipielago de los Roques

Parque Nacional Turuepano y corocoras en vuelo. Edo Sucre

Paisaje de la Peninsula de Paria via Araya,Edo Sucre 

Acantilado . PN Mochima Edo Sucre

Cocoteros de playa Colorada Edo Sucre

Laguna El Pato PN Sierra Nevada Edo Merida

Acantilado PN Mochima Edo Sucre

Paisaje de Parque Nacional Sierra Nevada Edo Merida

Paramo La Culata PN Paramo de la Culata Edo Merida

Frailejones en Laguna Negra PN Sierra Nevada Edo Merida

Sabana inmensa Edo Apure

Arbol y sabana La Gran Sabana Edo Bolivar

Llanura con ganado Edo Apure

Morichales Edo Apure

Medanos de Apure Edo Apure

Selva tropical PN Henri Pittier Edo Aragua

IV. Agua dulce

Laguna Terremoto PN Sierra Nevada Edo Merida

Laguna de Mucubaji.PN Sierra Nevada Edo Merida

Paisaje de Laguna Terremoto PN Sierra Nevada Edo Merida

Laguna de Santo Cristo PN Sierra Nevada Edo Merida

Laguna de Santo Cristo al atardecer  PN Sierra Nevada Edo Merida

Laguna de Santo Cristo PN Sierra Nevada Edo Meida

Arroyo y frailejones PN Sierra Nevada Edo Merida

Laguna Negra y frailejones PN Sierra Nevada Edo Merida

Cascada El Vino Edo Lara

Cascada El Vino.Edo Lara

Rio Choroni PN Henri Pittier Edo Aragua 

Llanura inundada de agua Edo Apure

Rio Orinoco Edo Delta Amacuro

Llanura inundada de agua Edo Apure

Embalse de San Antonio Edo Monagas

Parque Nacional Turuepano Edo Sucre

Salto Aponwao La Gran Sabana PN Canaima Edo Bolivar

Rio Orinoco y Puente de Angostura Edo Bolivar

Salto Angel PN Canaima Edo Bolivar

Salto La Llovizna PN Salto La Llovizna Pto Ordaz Edo Bolivar

Salto de Jaspe La Gran Sabana PN Canaima Edo bolivar

Ruta a la cueva de Kavak PN Canaima Edo Bolivar

Salto Kama La Gran Sabana PN Canaima Edo Bolivar 

Auyantepuy visto desde el rio Carrao PN Canaima Edo Bolivar.

REGIONES FLORÍSTICAS DE VENEZUELA
Jesús Hoyos Fernández 
Sociedad de Ciencias Naturales La Salle

 Uno de los grandes maestros del estudio de la flora venezolana fue el sueco
Henri Pittier (1827-1950). En 1927 publicó el Manual de las Plantas usuales de
Venezuela, texto imprescindible para muchos de sus discípulos de antes y de ahora. En
uno de sus escritos estampó esta laudatoria frase: “No hay, tal vez en América, otro
pueblo tan adicto a las flores y tan sensible a las bellezas del Reino vegetal como el
venezolano”. Entre esas personas sensibles al estudio, conocimiento, divulgación y
conservación del paisaje venezolano, de que habla Pittier, figura sin dudas el fotógrafo
naturalista EUGENIO OPITZ .
 Este profesional fotógrafo ambientalista ha recorrido los caminos patrios en
procura de captar unas elocuentes imágenes sobre los biomas de Venezuela, y hoy, nos
los brinda para nuestro disfrute y para tomar conciencia de su prístina conservación.
 El paisaje florístico de Venezuela, que observaremos en las fotografías tomadas
por Eugenio Opitz es tan hermoso como variado. Estas regiones vegetales abarcan
desde los áridos desiertos de los Médanos de Coro y La Guajira hasta las húmedas y
cálidas zonas boscosas del estado Amazonas; desde el dilatado paisaje llanero hasta el
páramo andino; y desde las playas de la costa, con sus cocoteros y manglares hasta las
cimas de los tepuyes, con su endémica vegetación.
 Se estima que aproximadamente un 53 por ciento del territorio nacional está
cubierto por una capa de vegetación boscosa. La mayor parte de esta vegetación está al
sur del río Orinoco. Otras áreas boscosas importantes se encuentran en el estado Delta
Amacuro, al sur del Lago de Maracaibo y en las cordilleras andinas y de la costa.
Las zonas con vegetación no boscosa, como sabanas y páramos, ocupan
alrededor de un 45 por ciento del país.
 Otras formaciones vegetales como lagos, ríos, áreas cultivadas, ocupan un 2 por
ciento de la superficie.
 Al hablar de la cubierta vegetal de un lugar, hay que diferenciar entre vegetación
y flora, vocablos científicos que ya hemos citado.
La vegetación de un país, de una determinada región o bioma es todo el conjunto
de plantas existentes que presentan características similares a las condiciones del suelo,clima, precipitación, etc, por ejemplo; la vegetación paramera, la vegetación de los
tepuyes y la vegetación llanera.
 La flora constituye la totalidad de las especies de plantas que crecen en un lugar
determinado, comprende todas las plantas sin distinción de forma de vida, terrestres,
acuáticas, epífitas, etc. Por ejemplo la flora de los llanos venezolanos presenta plantas
terrestres, acuáticas, etc. Se calcula que unas 30.000 especies de plantas superiores (no
algas ni hongos) cubren las regiones florísticas de Venezuela.
 Para el estudio de las zonas de vegetación del país que denominaremos Regiones
florísticas o fitogeográficas, no existe un criterio uniforme entre los botánicos o
ecólogos, ya que la complejidad de la biodiversidad permite que los varios sistemas de
clasificación no sean funcionales para todas ellas. Algunos son más sofisticados por
complejidad de la región. Entre todos ellos hemos elaborado uno, fácilmente entendible
por la mayoría de la gente, luego iremos haciendo un resumen de cada una de esas
divisiones, que serán más entendibles por las imágenes de Eugenio Opitz.
 DIVISIÓN DE LAS REGIONES VEGETALES O FITOGEOGRÁFICAS DE
 VENEZUELA
 1.1. REGIONES BOSCOSAS
 1.1. Bosque xerofítico
 1.2. Bosque tropófilo o caducifolio tropical
 1.3. Selvas siempre verdes mesotérmicas o nubladas
 1.4. Selvas siempre verdes macrotérmicas o cálidas
 1.5. Bosque hidrófilo o manglar
 1.6. Bosque hidrófito o morichal
 1.7. Bosque de Galería
 1.8. Bosque paramero
 REGIONES FLORÍSTICAS O FITOGEOGRÁFICAS DE VENEZUELA
 2. REGIONES NO BOSCOSAS
 2.1. Desierto venezolano
 2.2. Páramo andino
 2.3. Sabana llanera
 2.4. Sabana de las tierras altas de Guayana
 2.5. Regiones acuáticas
 a) Vegetación dulceacuícola
 b) Vegetación marina
 REGIONES BOSCOSAS
 En esta clasificación entendemos por “Regiones Boscosas” a zonas o biomas
vegetales donde predominan las especies arbóreas (árboles, arbustos, cactus de gran
altura) acompañados de plantas herbáceas, trepadoras y epífitas.
 El concepto de “Selva” se asigna a regiones boscosas que presentan vegetación
muy tupida, intrincada con árboles grandes con estratos a mediana altura, donde crecen
plantas epífitas como bromelias, orquídeas y estrato superior tupidos donde florecen
plantas trepadoras en un ambiente de gran humedad. Tal es el caso de la “Selva
amazónica”.
Entre las Regiones florísticas boscosas de Venezuela donde ubicaremos las
fotografías tomadas por Eugenio Opitz y que aparecen en este libro señalaremos:
1.1. Bosque Xerofítico
El bosque xerofítico (plantas amantes de lugares secos) corresponde a lo que
algunos autores denominan semidesierto venezolano, conocido comúnmente como
Cardonales y cujisales, por la presencia de cardones y cujíes de varias especies.
En Venezuela el bosque xerofítico se encuentra a lo largo de la costa del mar
Caribe, desde La Guajira hasta la Península de Paria, incluyendo las islas del Caribe. En
algunas zonas del país se interna hacia el centro desde el estado Falcón, Barquisimeto y
El Tocuyo. En otras partes del país, como en los cursos superiores de los ríos Chama y
Motatán (Mérida) crece también este tipo de bosque.
La región venezolana cubierta con vegetación xerofítica corresponde al 6,15%
del territorio nacional, abarca un total de 53.043 kilómetros cuadrados y un piso
altitudinal desde 0 a 400 m de altitud sobre el nivel del mar. Con una precipitación
anual muy baja y temperaturas muy altas que oscilan entre 25 a 30 grados centígrados.
Los suelos son pobres en nutrientes de tipo arenoso-arcilloso. Sólo aquellas plantas
capaces de vivir con gran economía de agua pueden permanecer y prosperar en dicho
ambiente. Las plantas cactáceas presentan un tallo carnoso donde acumulan el agua que
tratan de conservar y administrar sustituyendo a hojas por espinas, de manera que la
pérdida de agua por la transpiración es mínima y las espinas las protegen de los
herbívoros.
Todos los elementos florísticos de las regiones xerofíticas expresan en sus
órganos morfológicos toda una gama de modificaciones que les permitan vivir en
regiones inhóspitas.
1.2. Bosque Tropófilo o Caducifolio
Estos bosques se localizan principalmente al Norte de Venezuela, desde el
estado Sucre al estado Zulia y serranías de las cordilleras de la Costa y de los Andes.
Científicamente son denominados Tropófilos o Tropófitos; nombres que provienen de
los vocablos griegos de Tropos, que significan cambio y phyton que quiere decir hoja.
Se refiere a la pérdida de las hojas en el verano tropical. Por la misma razón se
denominan Caducifolios (Hojas caducas).
Estos bosques siguen siendo los bosques de mayor explotación maderera en el
país. Lamentablemente, muchos de ellos se han deforestado con fines agrícolas,
pecuarios o urbanos.
Algunos de estos bosques se ubican en las laderas de las serranías entre 500 y
1500 m de altitud, como se puede observar en las cordilleras de la Costa y de los Andes.
Generalmente, estas especies florean en el verano tropical, de manera que al llegar las
lluvias, a finales de mayo, las semillas se desprenden de los frutos y tienen muchas
posibilidades de germinar.
El bosque tropical encierra una gran variedad de árboles de gran valor maderable
y ornamental, tales como el araguaney, el apamate, caoba, cedro, ceiba, algarrobo,
samán, indio desnudo, gateado, roble y otros de gran valor local.
1.3. Selvas siempre verdes, Mesotérmicas o Nubladas
En Venezuela existen dos tipos de Selvas siempre verdes, aquellas que están
ubicadas en las regiones altas, como en la cumbre del Parque Henri Pittier, las cuales
gozan de clima fresco o templado, y por tal razón, se denominan Selvas mesotérmicas o
nubladas, y las selvas de altitudes bajas, como las del Amazonas, que presentan climas
cálidos; por tal motivo se denominan Selvas macrotérmicas, de las cuales sabremos más
adelante.
Las Selvas Nubladas o Mesotérmicas se encuentran en las zonas elevadas de las
cordilleras de la Costa y de los Andes, de 2000 a 3000 m de altitud, donde predomina
un clima de fresco a frío; las lluvias son frecuentes y la humedad muy alta. Estas selvas
constituyen el reservorio genético más apreciado a nivel mundial. Se pueden
contabilizar de 50 a 200 especies de árboles por hectárea.
Llama la atención la presencia de palmas, helechos arbóreos, la cantidad y
diversidad de plantas epífitas, como orquídeas y bromelias.
Por encontrarse en terrenos pendientes, estas selvas deben protegerse, ya que
contribuyen a mantener el equilibrio ecológico de las poblaciones y el suministro de
agua.
1.4. Selvas Siempre verdes, Macrotérmicas o cálidas
En Venezuela, este tipo de selva se encuentra en el Amazonas, Delta Amacuro,
Parque Nacional Guatopo (estado Miranda), al sur del estado Zulia y ciertas zonas del
estado Yaracuy, siempre localizadas en zonas bajas inferiores a 500 m de altitud, con
una precipitación anual de 1800 mm y con una temperatura de 20 a 30 grados
centígrados. De aquí el nombre de Macrotérmicas o Cálidas. La capa humífera del suelo
es muy tenue por la rápida descomposición de la materia orgánica.
Estas selvas poseen una gran biodiversidad de especies. En algunas, de ellas, se
han encontrado más de 300 especies de árboles por kilómetro cuadrado. Por su esfuerzo
por alcanzar la luz existen altos árboles de 25 a 60 m. La poca capa vegetal de estas
selvas hace que muchos de los gigantescos árboles emitan raíces superficiales, tales
como los matapalos o Ficus, los copeyes o Clusia y palmas como Yriartea y Socratea.
Existe también diversidad de plantas epífitas, entre las cuales se destacan las malangas
de grandes hojas, musgos, helechos y otras.
La tala con fines agropecuarios o urbanísticos amenazan con la desaparición de
las Selvas macrotérmicas del país.
1.5. Bosque Hidrófito o Manglar
El Bosque Hidrófito o Manglar se desarrolla en las desembocaduras de muchos
de nuestros ríos tropicales donde el agua dulce se une con el agua marina.
Bellos bosques de manglares se pueden observar en Venezuela en el Parque
Nacional de Morrocoy, también en Tacarigua, Delta del Orinoco, Lago de Maracaibo,
Píritu, Unare, el Parque Nacional La Restinga en la isla de Margarita, y en varias otras
partes del Norte del país, con aguas tranquilas y suelos fangosos, donde, a manera de
gigantescos zancos arqueados, se adentra el mangle rojo formando verdaderos
farallones verdes.
Desde el punto de vista ecológico el manglar representa uno de los ecosistemas
de mayor diversidad de especies que pueden llegar a 1200 especies diferentes, entre
flora y fauna.
Los suelos donde crecen los mangles son pobres en oxígeno y contienen un alto
índice de anhídrido sulfúrico, lo que origina un olor peculiar desagradable, por falta de
oxígeno en el suelo. Estas plantas han desarrollado raíces aéreas especiales para tomar
oxígeno del aire directamente, llamados neumatóforos, que a manera de “espárragos”
surgen del lodazal.
En las ramas de los manglares viven y anidan muchas aves marinas como
tijeretas, alcatraces, garzas y otras.
Estos mangles, de nuestras costas, se distinguen con los nombres vulgares de
mangle rojo, mangle negro, mangle blanco y mangle botoncillo. El más avanzado hacia
el mar es el mangle rojo.
1.6. Bosque Hidrófito o Morichal
El Bosque Hidrófito o Morichal debe su nombre a que este grupo de plantas
viven cercanos a cursos de agua en el Llano venezolano, donde la palma moriche
(Mauritia flexuosa) es la planta dominante en estos charcos. Están presentes en los
estados Apure, Guárico, Anzoátegui y Monagas. En pequeña cantidad se pueden
observar al sur del río Orinoco.
Este ecosistema llanero es el lugar preferido de diversidad de especies
faunísticas: mamíferos, aves, reptiles y peces. Con la palma moriche crecen helechos
acuáticos, la bora y varias otras plantas típicas de los Llanos.
La palma moriche es de grandísima utilidad para los indios Warao del Delta del
Orinoco. Utilizan las hojas, frutos y la yuruma que extraen del tallo, con la cual
preparan una especie de cazabe.
1.7. Bosque de Galería
El Bosque de Galería es una formación de árboles y arbustos que bordean las
riberas de los ríos del Llano venezolano. Por su cercanía al agua, por las cálidas
temperaturas, propias de las regiones de los Llanos, adquieren gran desarrollo.
En general, el Bosque de Galería, se comporta como el Bosque Tropófilo o
Caducifolio, pues desprenden las hojas durante la época de sequía (febrero-abril) y
muestran gran frondosidad durante el período de lluvias (mayo-enero).
Estos bosques son importantes, pues actúan como cortinas, rompevientos y son
hábitat de la fauna del Llano. Lamentablemente, muchos de estos bosques han sido alterados y explotados por el valor de su madera, como la del mijao, algarrobo,
apamate, camoruco, roble, pilón, coco de mono y varios otros árboles.
1.8. Bosque Paramero
El Bosque paramero o Bosque Altoandino es un bosque que crece en forma
irregular en altitudes de 2980 a 4200 m, donde la temperatura imperante varía de 2 a 11
grados centígrados, registrándose frecuentemente temperaturas por debajo de cero (0)
grados. Con una precipitación media entre 600 y 700 mm.
Este tipo de vegetación arbórea en las zonas altas de los Andes representa, para
algunos científicos, colonias o reliquias de una vegetación antigua adaptada a climas
fríos.
Entre los árboles típicos de estos bosques figura el coloradito (Polylepis sericea)
de la familia de las Rosáceas. Otros pequeños árboles como el Huesito de páramo y
chispeador acompañan al coloradito.
2. REGIONES NO BOSCOSAS
Existen en Venezuela una serie de biomas o zonas fitogeográficas donde la
vegetación dominante son plantas herbáceas o arbustivas. Pueden existir algunos
árboles, pero cubren espacios limitados y están dispersos en la región. A manera de
ejemplo citaremos cinco biomas.
2.1. Desierto venezolano
El llamado Desierto venezolano está representado en el país por las dunas o
médanos en el estado Falcón, cercanos a la ciudad de Coro y, en menor extensión, se
encuentran en los Llanos.
En los lugares donde el viento, que mueve la arena, es más suave puede crecer
una vegetación de tipo xerofítico, es decir adaptada a estas zonas inhóspitas; tal es el
caso de algunos cardones, los cuales frecuentemente están parcialmente cubiertos por
las arenas movedizas.
Además de las plantas cactáceas, se pueden observar algunas leguminosas, de
hojas diminutas, y frecuentemente espinosas como los cujíes, palo verde, espinillo, cují
yaque, y plantas herbáceas como el abrojo y la hierba de vidrio que retienen la arena.
Estas regiones presentan temperaturas cálidas, de 25 a 30 grados centígrados y
lluvias muy escasas.
2.2 Páramo Andino
En Venezuela el Páramo andino se extiende desde el estado Táchira, Mérida y
parte de Lara, entre 3000 a 4600 m de altitud. Comienzan allí donde termina el bosque o
selva nublada o mesotérmica y llega hasta el inicio de la nieve perpetua.
Los páramos son ecosistemas sometidos a cambios bruscos, generalmente fríos y
húmedos, cubiertos de niebla la mayor parte del año; a veces con altas radiaciones
solares durante el día. Por arriba de los 4000 m de altitud todas las noches son de
invierno y parte de los días verano.
Las plantas típicas del Páramo andino son los Frailejones (Espeletia) cuyas
vistosas inflorescencias y hojas están cubiertas con una fina pilosidad blanca, que
protege a la planta de las fuertes radiaciones solares. Para su mayor protección en una
zona inhóspita, crecen en forma arrosetada o de cojín y presentan engrosamiento en las
raíces para almacenar alimentos y agua.
Al final del año los páramos andinos ofrecen unos tapices florales entre los más
vistosos del mundo, que invitan a la contemplación, al descanso y al turismo, por lo cual
merecen su conservación y preservación para el disfrute de las actuales y futuras
generaciones.
2.3. Sabana Llanera Tropical
La vasta extensión llanera comprende alrededor de la tercera parte del territorio
de Venezuela. Las tres cuartas partes de esta zona fitogeográfica está cubierta por una
vegetación herbácea y árboles achaparrados, la otra cuarta parte la ocupan bosques
tropófilos, bosques de galería y morichales, de los cuales hemos hablado al tratar los
Bosques de Venezuela.
Las sabanas limpias o sin árboles, se caracterizan por poseer una vegetación
herbácea o graminosa, con ausencia de árboles. La gramínea más llamativa es la saeta o
paja pelada (Trachypogon) y el gamelote o paja chigüirera (Paspalum). Son zonas que
se aniegan durante el período de lluvias. Con la sobrecarga de agua de los ríos se
extravasan y originan las inundaciones de estas sabanas. Durante el período de sequía
presentan un suelo seco, con una vegetación graminosa.
Los “esteros” son las zonas más bajas del llano venezolano y los que más se
inundan en la sabana, con altas temperaturas.
La palma llanera (Copernicia tectorum) imprime una característica peculiar al
dilatado llano tropical, donde predominan las plantas gramíneas.
2.4. Sabana de las Tierras Altas de Guayana
Las sabanas de las tierras altas de Guayana se ubican en las cimas de los
tepuyes; presentan una vegetación de tipo arbustivo y herbáceo que se asemeja al de las
sabanas llaneras, pero con especies muy distintas, muchas de las cuales son
endémicas.(*)
Por encontrarse en altitudes comprendidas entre 1200 a 2800 m gozan de un
clima templado a frío, con una precipitación anual de unos 3800 mm, de aquí se
desprenden los nombres de sabanas mesotérmicas o hidrófilas, con los cuales son
conocidos estos ecosistemas.
La flora es antiquísima. Lo sorprendente es que cada cima de los tepuyes
presenta una vegetación que le es propia y diferente de una cumbre a otra, como si
fuesen Continentes distintos. Esto se debe a que es grande la separación entre la
vegetación de la cima con la base del tepuy y a la lejanía de un tepuy a otro.
Llama la atención la existencia de diversidad de plantas carnívoras o
insectívoras, las cuales han evolucionado produciendo mecanismos que les facilitan
atrapar y digerir insectos, con los que complementan los escasos nutrientes del suelo.
Algunas son diminutas como la Drosera, otras presentan flores llamativas como la
utricularia. Otras como la Heliamphora contienen un néctar. Estas plantas se asocian
con las Bromelias que acumulan cantidad de agua. Crecen también algunos arbustos
achaparrados y retorcidos de la familia de las Ericáceas.
2.5. Regiones acuáticas
Existen, en el país, una gran cantidad y diversidad de plantas que viven en el
agua, tanto dulce como salobre o salada. Unas son microscópicas y unicelulares que
constituyen la flora microscópica o fitoplancton y, otras son de tamaño grande, e incluso
gigantes, como algunas algas.
Venezuela presenta grandes lagos, como los de Maracaibo y Valencia, con
temperaturas cálidas, y lagunas andinas, con clima templado y frío. A esto hay que
agregar los Llanos inundables. Algunas de estas plantas de agua dulce, han desarrollado mecanismos especiales para adaptarse a un hábitat hidrófilo, unas viven flotando y otras
sumergidas. Entre esas plantas vistosas está la bora o lirio de agua que prolifera en las
aguas dulces de ríos y lagos. En los raudales y saltos de agua, del sur del país, crecen
una serie de plantas, las cuales se adhieren a las rocas. En lagunitas y estanques de
jardines, se cultivan diversidad de especies de gran valor ornamental como el loto, la
ninfa y otras.
En los mares, particularmente en el mar Caribe, existen diversidad de plantas
adaptadas a agua salada, como las algas y plantas superiores, como la Talasia, que
sirve de alimento a las tortugas. Los océanos constituyen los ecosistemas más grandes y
menos conocidos del planeta.
Ante el paisaje
El elemento escénico es la incógnita que el ser humano descifra desde las cavernas, donde se refugia no solamente para protegerse de la intemperie sino también para contemplar-en toda la extensión del término-de qué va la existencia que le ha correspondido vivir. Podrá ser esperanzador, misterioso, amenazante hasta que decide darse a su exploración mesurada y cuidadosa.
El artista hace lo propio con su realidad paisajística bien para realizar la introspección
personal, organizar sus ideas y elegir la realidad que habrá de representar o para abordarla de una manera directa y apropiarse en el mejor de los términos hasta hacerla suya a través de su propio lenguaje.
Eugenio Opitz como fotógrafo ha elegido el preciosismo en la paisajística para capturar y compartir un país que paradójicamente tan eterno como nuevo. No hay señales de dudas
respecto a su mirada cauta sobre la belleza y a través de una estética depurada ha dedicado su vida a elogiar visualmente la rica gama de paisajes geográficos de Venezuela.
La luz es el factor primordial que estudia y cuyo ritmo devela rigurosa y finamente, no
acepta fotos casuales ni descuidos. Su minucioso quehacer lo demuestra en la vasta
gama de retratos de los paisajes que ha recorrido repetidamente. No hay accidentes de
locación ni un azar al que recurra para decir a través de su prodigioso lente qué tan bella
puede ser una nación, qué tan compleja y extensa puede ser la variedad de ambientes y
ecosistemas que coexisten bajo el cielo venezolano.
Autodidacta en su formación ha investigado y abordado su técnica y mirada de las escuelas estadounidenses de Ansel Adams y Edward Weston de quienes se ha nutrido siguiendo sus periplos naturalistas y con el agudo tecnicismo del Sistema de Zonas ha dirigido sus pasos para garantizar la mayor precisión al plasmar en película y pixeles la veracidad del paisaje de naturaleza. En la espectacularidad de La Gran Sabana y sus achatadas y voluminosas montañas, la destellante aridez de los desiertos y médanos de Falcón y Apure, el Mar Caribe en toda su impresionante extensión donde aguas celestes de Los Roques contrastan con el azul profundo a mar abierto y las cálidas aguamarinas de los arrecifes coralinos. Las cordilleras central y occidental en impactantes miradas acariciadas por gélidos o cálidos lagos según la altura y clima que anidan. Selvas y bosques deslumbrantes con cascadas y ríos que marcan sus ecosistemas.
Cubiertas todas las regiones y sus paisajes emblemáticos por Eugenio Opitz en una
experiencia que sobrecoge el alma de quien comparte fotográfica y delicadamente una especie de himno nacional visual que transita de manera descomunal la grandiosidad del país.
Thamara Jiménez

Back to Top